El desequilibrio social en el México contemporáneo.

 

Muchos piensan que la historia es mecánica, fuerzas del bien luchando contra fuerzas del mal, nuestro país ha pasado por un sinfín de guerras civiles, por diversas causas, económicas, emancipación, ideales políticos , justicia social e incluso por intereses personales, pero esta nunca ha sido mecánica, una historia oficial ha creado en el imaginario que los eventos se repiten una y otra vez, en 1810 comenzó la independencia, 1910 estallo la revolución, por lo cual mucho esperaban que en 2010 estallara una revolución que acabara con el sistema opresor, nos encontramos en el 2015, ¿Por qué esta guerra libertadora no ocurrió?, por la razón de que esta historia mecánica surgió de los mitos y de las simplificación de eventos y héroes creados por un sistema priista en el siglo XX, lo que es cierto es que las grandes revoluciones (independencia y los movimientos armados para derrocar a Porfirio Díaz y Huerta) buscaban la justicia social. Para entender que es la justicia social hay que definirla, la Organización Internacional del Trabajo nos dice que “La Justicia Social se basa en la igualdad de derechos para todas las personas y la posibilidad para todos los seres humanos, sin discriminación, de beneficiarse del progreso económico y social en todo el mundo. La promoción de la justicia social significa más que aumentar los ingresos y crear empleos. Significa también derechos, dignidad y voz para las mujeres y hombres trabajadores, así como emancipación económica, social y política”[1].  Esta ha sido la característica principal de los movimientos revolucionarios mexicanos,  igualdad ante la ley y la obtención de las mismas oportunidades,  tantos movimientos han hecho creer que las revoluciones no han traído esa equidad tan anhelada, la realidad es que los avances y logros han sido lentos, los triunfos de la independencia y las garantías individuales  plasmadas en las constitución de 1917 se han disipado ante la corrupción de las instituciones y las diferenciaciones entre las clases sociales para la aplicación de la ley, la falta de unión entre el pueblo y el gobierno son las principales características del avance y el retroceso, los mexicanos no necesitamos otro movimiento armado, necesitamos la aplicación correcta de las leyes.

El gobierno utiliza los mismos métodos  para desinformar, desorientar y reprimir, ha encontrado el método para enriquecerse junto con un pequeño sector de la sociedad, aun en tiempos de crisis, pero la aplicación rutinaria, ha alejado a nuestros gobernantes de la realidad de los problemas de la sociedad mexicana, como ejemplo tenemos el caso reciente el diputado Rafael Girao en Chiapas donde regalo un kit para bolear zapatos a niños en 2do aniversario del  Comedor de Tapachula[2], diversas asociaciones civiles han reportado que en México, los niños que laboran en las calles sufren diversos abusos de autoridad y son muchos los casos de explotación, esta es una pequeña muestra de cómo nuestros “representantes” no  conocen o no quieren conocer los problemas de las comunidades mexicanas y también que repiten las mismas soluciones, puesto que desconocen cómo resolver los problemas o consideran que los problemas de sus ciudadanos son menos importantes que sus problemas personales, el país tiene 3 corrientes políticas a en sus 4 partidos políticos mas representativos, un partido conservardor de ultraderecha (PAN), un partido centralista (PRI) y una izquierda que recientemente se fragmento (PRD y Morena), la realidad es que no parece haber ninguna solución en estos partidos, porque los integrantes de estos partidos cada uno practica los mismos métodos fallidos del siglo XX, el partido conservador carece de todo contacto con las clases bajas, el partido centralista construyo una dictadura de mas de 70 años en México e institucionalizo la corrupción, la izquierda utiliza al pueblo como rehén político a pesar de enarbolar la bandera de la defensa del pueblo y sus líderes han dado muestras de autoritarismo,  el mundo se encuentra en constantes cambios políticos y en una tensión económica, el país no puede separarse y manejarse aisladamente de estos cambios, por lo que se necesita urgentemente una corriente de centro izquierda que busque el beneficio social y la aplicación de la leyes para recuperar a las instituciones tan deterioradas del estado, es un proceso lento pero necesitamos una estabilidad interna para atacar los problemas externos, el proceso de establecer un nueva corriente política es un proceso lento, pero necesario para nuestro país, se necesita una verdadera transición y acercamiento a la población para evitar cualquier paso en falso que haga explotar movimientos bélicos en nuestra nación.

Tenemos que lograr esto a través de un dialogo y critica fuerte contra nuestro sistemas y no solo político, los medios de comunicación principalmente los televisivos también viven alejados de la sociedad mexicana y también han intentado crear estándares de belleza y segregación, tenemos que hacer un cambio en el que la multiculturalidad de México no se maneje como un discurso, si no como un hecho.

 

 

[1] Disponible en http://www.ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—dcomm/documents/publication/wcms_151881.pdf

[2] Disponible en http://www.sopitas.com/561088-diputado-del-pvem-beneficia-a-ninos-con-cajones-para-bolear-zapatos/

Anuncios

Un comentario en “El desequilibrio social en el México contemporáneo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s